x
x

Generales | 19/03/2017


Policías que acampan en la bajada del puente Belgrano: “No respondemos a ningún partido”


Agentes penitenciarios, de la Policía y retirados solicitan mejoras salariales y laborales. Entregaron un petitorio al Gobierno. Actualmente, la canasta del Indec marca que una familia tipo requiere un poco más de 13 mil pesos para no ser pobre.


Un grupo de policías, agentes penitenciarios y retirados de las fuerzas autoconvocados, continúan con un acampe en la bajada del puente interprovincial “Manuel Belgrano”. Piden mejoras salariales y laborales y aseguran que su demanda no tiene tintes electorales.
Carpas individuales, pancartas, mesas y elementos de cocina, varias bolsas de mercaderías, tapizan un pequeño tramo de la bajada del viaducto. Los agentes de seguridad están debajo del puente hace cinco días. La protesta se realiza de manera pacífica y los manifestantes se relevan en sus días de franco para evitar sanciones.
Los trabajadores del área de seguridad piden una recomposición salarial sujeta a la inflación. Actualmente, la canasta del Indec marca que una familia tipo requiere un poco más de 13 mil pesos para no ser pobre. Los manifestantes aseguran que pese al aumento anunciado por el Gobierno Provincial, el salario de bolsillo de un cabo de la policía o de un agente penitenciario que recién inicia en el servicio, rondaría en marzo los 10 mil pesos de bolsillo, incluyendo el plus. Los descuentos son de 2 mil a 3 mil pesos, según calcularon.
Esta situación, explicaron, obliga a muchos integrantes de la fuerza de seguridad a realizar horas extras con ingresos en negro y con el riesgo que esto conlleva. Recordaron el caso del sargento Eduardo Kasibrodiuk, asesinado en 2010 en un intento de robo cuando custodiaba un supermercado mayorista. El agente se encontraba realizando adicionales.
Por otra parte, los policías informaron que el incremento del 100 por ciento del valor punto anunciado por el Gobierno “es insuficiente”, ya que de bolsillo para un cabo de la Policía sin antiguedad representaría 250 pesos, y para un suboficial con 25 años de antiguedad, sería aproximadamente unos 500 pesos más.
Los agentes solicitan un salario de bolsillo de 15 mil a 18 mil pesos. “Queremos un salario más que digno, un salario justo para sostener a nuestras familias”, expresaron los autoconvocados a El Litoral. Expusieron, a su vez, que perciben “los sueldos más bajos del país”. “En el Chaco un cabo cobra un salario de bolsillo de 13 mil pesos y un bonaerense, de 30 mil pesos”.
Aclararon, además, que el pedido no tiene un tinte electoralista. “No respondemos a ningún partido político”, aseguraron.   Los agentes continuarán en el lugar hasta obtener alguna respuesta. El lunes entregaron un petitorio con más de una treintena de puntos. Uno de ellos, prioridad en las listas del Invico, como así la entrega de uniformes, equipamiento, y armamento. 


LINK